Altanto.com.do

Minerd evalúa la eliminación de pruebas nacionales para aprobación en nivel secundario

Escuchar este artículo

El Ministerio de Educación (Minerd) de la República Dominicana está en proceso de evaluar la posibilidad de eliminar las pruebas nacionales como requisito para aprobar el nivel secundario. Según Oscar Amargós, Viceministro de Supervisión y Control de la Calidad, esta medida no se implementará de manera inmediata y está sujeta a varios pasos administrativos y consultivos.

Amargós explicó que primero se necesita alcanzar un consenso interno dentro del Ministerio. Posteriormente, se realizarán consultas con organismos internacionales de renombre en el campo educativo, como la UNESCO. Una vez completados estos pasos, la propuesta será presentada al Consejo Nacional de Educación para su consideración y, potencialmente, su aprobación. En caso afirmativo, las pruebas podrían eliminarse durante el próximo año escolar.

El Viceministro enfatizó que, aunque se está evaluando esta posibilidad, no se puede confirmar la eliminación de las pruebas nacionales hasta que se cumplan todos los procedimientos establecidos.

En lugar de las pruebas nacionales, el sistema educativo continuaría utilizando las pruebas diagnósticas, las cuales se introdujeron en 2017. A diferencia de las primeras, estas evaluaciones no determinan directamente si un estudiante avanza al siguiente nivel educativo, sino que sirven para identificar deficiencias en el sistema educativo, en el currículo y en las habilidades de los alumnos.

Actualmente, las pruebas diagnósticas se aplican en tercer y sexto grado de primaria, así como en tercer año de secundaria. Según Amargós, de implementarse los cambios propuestos, se ajustaría la aplicación de estas evaluaciones a otro nivel de secundaria.

El Viceministro subrayó que una de las razones para considerar la eliminación de las pruebas nacionales es la eficacia demostrada por las evaluaciones diagnósticas en el monitoreo del progreso educativo de los estudiantes.

Este cambio potencial representa una modificación significativa en las políticas educativas del país y podría tener un impacto directo en miles de estudiantes que actualmente dependen de las pruebas nacionales para completar su educación secundaria.