Altanto.com.do

Escuchar este artículo

El lunes pasado, el salario mínimo para muchos trabajadores de restaurantes de comida rápida en California aumentó de $16 a $20 por hora, convirtiéndose en uno de los más altos de Estados Unidos. Esta medida, promulgada el año pasado por el gobernador demócrata Gavin Newsom, se aplica a establecimientos con un servicio de mesa reducido o nulo y que cuenten con al menos 60 locales en todo el país.

Aunque este aumento fue recibido con alegría por los trabajadores, también podría tener un impacto en los precios en este estado que ya enfrenta un alto costo de vida. «Me ayudará a respirar un poco más tranquila a la hora de pagar el alquiler e incluso de comprar alimentos», dijo Angélica Hernández, quien trabaja en un McDonald’s de Los Ángeles.

En California, más de medio millón de personas trabajan en el sector de la comida rápida, tanto en cadenas reconocidas mundialmente como en marcas locales más pequeñas. Tia Koonse, de la Universidad de California en Los Ángeles, afirma que la mayoría de los trabajadores de esa industria son mujeres y afroamericanos, con un salario promedio anual de $25,800, muy por debajo de la media estatal de $43,000.