Altanto.com.do

Escuchar este artículo

Los mítines de cierre de campaña electoral para candidatos presidenciales solían ser eventos masivos de concentración de seguidores, pero en la actualidad han quedado en el pasado debido a razones económicas más que ideológicas. Organizar un evento de esta magnitud implicaría un presupuesto de alrededor de 127 millones de pesos, lo que ha llevado a que los partidos políticos prefieran evitarlos.

Desde las elecciones del 2016 hacia atrás, a la época de los liderazgos de Joaquín Balaguer, José Francisco Peña Gómez y Juan Bosch, los mítines de cierre de campaña eran comunes. Sin embargo, hoy en día, se requiere de una gran cantidad de recursos, aproximadamente 60 millones de pesos solo para la dieta de los 60 mil asistentes proyectados, sin tener en cuenta otros gastos como logística, seguridad y publicidad. Por lo general, estos eventos se realizaban en el Distrito Nacional.

Esta situación refleja un cambio en la estrategia de los partidos políticos, que ahora buscan formas más eficientes y económicas de llegar a sus seguidores, dejando atrás los costosos mítines de cierre de campaña.

La organización de un mitin político de cierre de campaña requiere una considerable inversión en logística y materiales promocionales. Según consultas realizadas por N Digital a expertos en campañas presidenciales y eventos masivos, se estima que se necesitarían alrededor de 60 millones de pesos para movilizar a unas 60 mil personas desde diferentes partes del país.

Además, se calcula que se requerirían 1.4 millones de pesos para pagar a 280 coordinadores y facilitadores, distribuidos en las provincias, municipios y el Gran Santo Domingo. Cada uno recibiría 5,000 pesos.

En cuanto a los materiales promocionales, se estima que se destinarían alrededor de 11.4 millones de pesos para la adquisición de gorras, banderas, camisetas tipo polo y pitos. Estos artículos son parte integral de la identidad visual y la animación en este tipo de eventos.

En resumen, se proyecta un presupuesto aproximado de 36 millones de pesos para transporte, 13 millones para producción artística, 5 millones para logística, seguridad y transmisión en vivo de televisión, además de los gastos mencionados anteriormente. Estas cifras muestran la magnitud de la inversión requerida para organizar un mitin político de esta envergadura.