Cuenta con una habitación doble en la parte posterior, un retrete y un lavabo. El inconveniente es que la ducha con agua caliente se encuentra en el exterior, al igual que la cocina. Tiene los asientos de vuelo y la cabina de controles para que las fotos de la aventura coticen en Instagram.

A juzgar por los comentarios de la oferta, la experiencia de dormir en un jet privado es increíble. La mayoría coincide en calificar su estancia como “muy divertida y original”.

Su ubicación, según el anuncio, es ideal para conocer el pueblo de Tenby y el parque nacional de la Costa de Pembrokeshire.

Ahora no solo los ricos y famosos pueden ufanarse en las redes sociales de un jet privado…